domingo, julio 19, 2009

Biomagnetismo, áltamente recomendado.


El cuerpo es principalmente energía, y cuando ésta se desequilibra vienen las enfermedades. El biomagnetismo revierte esta descompensación a través de imanes que curan desde dolores de muelas hasta casos de epilepsia.

Muchas patologías tienen su origen en el ingreso al organismo de elementos extraños como virus, bacterias, hongos o parásitos que producen desequilibrios energéticos en la persona. El biomagnetismo es un método terapéutico que ayuda a revertir esta situación, pues utiliza imanes comunes de mediana intensidad para re-establecer el equilibrio y así recuperar la salud.

Esta terapia llegó a Chile en septiembre de 2003, cuando el Dr. Isaac Goiz realizó el primer curso en nuestro país. Desde entonces, muchos centros de salud integral la aplican. Colocando imanes de una determinada fuerza y polaridad (positivo y negativo) en puntos específicos del cuerpo, se produce una pequeña corriente eléctrica debajo de la piel, lo suficientemente fuerte como para causar efectos biológicos. Esto, porque el campo magnético de los imanes atrae y repele las partículas cargadas de la sangre, creando movimiento y calor. A su vez, se dilatan los vasos sanguíneos, incrementando la circulación de la sangre y acelerando los procesos de curación y de recuperación.

La influencia de los polos

A cada uno de los polos le corresponde una forma de energía eléctrica distinta. El polo norte significa detención, y por tanto frena. A su vez, el polo sur es avance: acelera, da vida y energía. Normalmente se aplica el polo norte (-) de un imán directamente sobre la zona a tratar, aunque en algunos casos se utiliza el polo sur (+).

Los dolores de muelas se alivian aplicando el polo norte del imán sobre la mejilla dolorida. El imán resulta muy eficaz en algunos casos de epilepsia y reduce el número de ataques del paciente. También puede aplicarse esta terapia en los ojos: el polo norte ayuda en algunos casos de cataratas precoces, inflamaciones de los ojos, vista cansada. Para la sordera se utiliza un imán de barra con los polos en los extremos.

El éxito de este método se basa en la sabiduría del equilibrio y en el reconocimiento de que el cuerpo humano está compuesto de órganos siempre asociadas entre sí. Por sus características, los imanes sólo pueden equilibrar, no desequilibrar; por lo tanto, el tratamiento no produce efectos colaterales.

2 comentarios:

Helen Maran dijo...

FELIZ SEMANA DEL AMIGO,HE LLEGADO A TU BELLA CASA, PARA INVITARTE A PASAR POR EL BLOG,HAY MUCHOS PREMIOS QUE QUIERO COMPARTIR CONTIGO,ABRAZOS DE LUZ DESDE ISRAEL.

--

Manuel Morales dijo...

La terapia mediante imanes se está extendiendo cada vez más gracias al tipo de tratamiento; fácil, efectivo y natural. Yo me compré uno de estos pares biomagnéticos en un página llamada www.aimangz.es y estoy muy contento. Animo a todos a probar éstos métodos sanadores. Un saludo. Manuel.